Visión

Usted está aquí

¿Quiénes somos?

Somos una Institución Educativa Católica Concepcionista, comprometida con la misión educativo-evangelizadora de la Iglesia.

  • Una comunidad educativa católica formada por hombres y mujeres, laicos y religiosas, evangelizadores, que desde el carisma concepcionista hacemos nuestra aportación especial a la Iglesia y a la sociedad, ofreciendo una educación cristiana integral, preventiva, de proyección social.
  • Educadores con identidad concepcionista que tienen a Jesús Maestro, como modelo de educador; el misterio de María Inmaculada como eje focal y tratan de poner en práctica las líneas pedagógicas de Madre Carmen Sallés, fundadora.
  • Religiosas y laicos concepcionistas que dan impulso a la misión viviendo la espiritualidad cristiana en las siguientes dimensiones:

     Trinitaria  Eclesial  Mariana  Apostólico
     Misionera    Antropológica  Escatológica

¿Qué hacemos?

  • Evangelizar con un espíritu profético para:

          Cumplir la función de centinelas que intuyen y adelantan el futuro: vigilar.

          Señalar los posibles recorridos que hay que hacer para dar la respuesta adecuada a los desafíos que surgen: educar.

          Constituirnos en voz de Dios para alumbrar el futuro con esperanza, dispuestos a una constante renovación: anunciar.
  • Evangelizar educando, a traves del testimonio de vida, con cercanía, escucha y en diálogo.
  • Proponer un Proyecto Educativo Concepcionista que tiene como punto central el formar en valores trascendentes a los niños, jóvenes, familias, compartiendo con la familia la tarea formadora y educativa.
  • Hacer de la escuela concepcionista un lugar de evangelización, de anuncio y de testimonio de los valores del Reino, mediante la filosofía y pedagogía preventiva, enriquecida con los conocimientos y la experiencia de cada persona y siguiendo el modelo de María Inmaculada, según intuyó nuestra fundadora, Madre Carmen Sallés.

¿Cómo lo hacemos?

A través de la pedagogía intuida por Madre Carmen Sallés , que se caracteriza por la creación de lazos de amor, aceptación, valoración y reconocimiento entre todos los que conforman el ámbito educativo. La comunidad educativa concepcionista acoge las semillas de verdad, bondad y belleza presentes en todas las culturas, para poder formar personas abiertas a la comunión y a la trascendencia. Para ello favorece un conjunto de valores que llevan el sello de la universalidad, la fe en la dignidad de la persona humana y en su marca divina. La vivencia de estos valores pone de manifiesto su misión y su visión de futuro.

 

PEDAGOGÍA

  • Con un estilo pedagógico basado en la teología de la encarnación, conociendo la realidad y personalidad de cada educando, su entorno familiar y social.
  • Con una pedagogia preventiva, de vigilancia delicada y continua, capaz de educar en positivo cultivando lo bueno de cada persona.
  • Teniendo en cuenta las etapas evolutivas del ser humano, desarrollando sus potencialidades y elevando el nivel cultural.
  • Procurando ganarse el corazón de los educandos para que caminen con alegría hacia el bien, logrando una sólida formación del carácter
  • Formando mente y corazón: Hacer que los niños y jóvenes crezcan desde dentro en libertad interior.
  • Aceptando la vida como don, que es necesario potenciar, desarrollar y defender de las estructuras de muerte y hacer de ella el proyecto de vida querido por Dios.
  • Educando con el ejemplo.
  • Favorenciendo el crecimiento de personas con madurez cristiana, capaces de intergrase en la sociedad y transformarla.

 

METODOLOGÍA

La metodología creativa de la escuela concepcionista es una exigencia de una pedagogía preventiva y personalizada, que requiere apertura a la realidad científica, cultural, social y religiosa y ofrece estrategias alternativas para alcanzar los fines propuestos. Porque:

  • Estamos convencidos de que el ejemplo y el testimonio de vida son el mejor método de enseñanza.
  • Vivimos la cercanía como virtud necesaria, que lleve a generar paz, alegría y confianza en Dios para quien todo es posible.
  • Brindamos atención personalizada tomando en cuenta las diferencias individuales.
  • Incentivamos la autoestima para el desarrollo de la personalidad, favoreciendo la superación de dificultades.
  • Desarrollamos las fortalezas y ayudamos en las debilidades con firmeza y amor.
  • Desarrollamos la dimensión social para impulsar al niño y al joven a la cooperación, sociabilidad, solidaridad y fraternidad.
  • Potenciamos la dimensión trascendente como respuesta al amor de Dios y  al anhelo de realizar su proyecto de vida.
  • Utilizamos las aportaciones de la tecnología y la ciencia pedagógica.