Apertura del Sínodo del los Obispos

Usted está aquí

Continúa el desarrollo del Sínodo de los Obispos sobre los Jóvenes Del 3 al 28 de octubre de 2018, obispos de todo el mundo, sacerdotes, laicos, profesores y otros agentes de pastoral están participando en Roma en la 15ª Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos. En este vídeo tienes más información.



 




¿Conoces la web del Sínodo sobre los jóvenes? Sigue todos los acontecimientos a través de este enlace:

http://www.synod2018.va/content/synod2018/es.html

En ella te describen el desarrollo de las reuniones y eventos y además, te cuentan anécdotas del día a día, como, por ejemplo, la experiencia de Safa, participante de Irak en el #Synod2018, que ha tenido que regresar a casa porque su mamá está enferma y antes de partir el Papa Francico ha querido despedirse de él con este abrazo.

 ¡¡¡Muy interesante!!!

Durante el desarrollo del Sínodo de los Obispos sobre jóvenes, se han presentado los Informes para reflexionar sobre la primera parte del Instrumentum Laboris.
Estos informes nacen a la luz de las contribuciones que surgieron durante el debate celebrado en las anteriores Congregaciones Generales.

Publicamos a continuación los textos de los Informes en español:
 

https://es.zenit.org/articles/sinodo-2018-informes-de-los-grupos-de-discusion-de-jovenes-texto-completo/
 


 

Del 3 al 28 de octubre de 2018, obispos de todo el mundo, sacerdotes, laicos, profesores y otros agentes de pastoral están participando en Roma en la 15ª Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos, para reflexionar sobre los jóvenes en la Iglesia y cómo replantear la pastoral juvenil ante los nuevos tiempos. Puedes ver los directos - vídeos de las ponencias y seguir el evento en este enlace: https://www.youtube.com Y también puedes mantenerte informado en redes sociales a través del hashtag: #Synod2018

¿Qué le pide el Papa a los jóvenes? Aquí te recomendamos tres lecturas que profundizan sobre las respuestas a esta pregunta... para reflexionar

El último que ha visto la luz es 'Queridos jóvenes', de Herminio Otero: la obra recoge los textos del papa Francisco sobre jóvenes en estos primeros cinco años de pontificado, para ayudarles a ellos y a sus educadores y acompañantes a que sepan qué les está pidiendo el Papa con respecto a su propia vida en la Iglesia y en la sociedad.

El libro se organiza en siete capítulos temáticos, cada uno de ellos completado con propuestas de trabajo y en grupo, y materiales (oraciones, canciones, etc.) para interiorizar y expresar lo que se ha reflexionado y compartido.

La propuesta de Pagola y Such

En esta selección de títulos es imprescindible ‘Grupos jóvenes de Jesús 2', de José Antonio Pagola y el escolapio Carles Such. Se trata del segundo volumen de Grupos jóvenes de Jesús, una propuesta de encuentro con Jesús de Nazaret, para suscitar caminos de evangelización que acaben generando procesos personales de conversión, con un lenguaje, símbolos y encuentros con el Evangelio que sintonicen con la vida diaria de los jóvenes.

¿Cómo es la juventud hoy?

Pero, ¿quiénes son estos jóvenes? ¿Cómo es la juventud hoy? La retrata de manera científica y seria el sociólogo Juan María González-Anleo, en ‘Generación selfie': "Este libro -explica él mismo- nace ante todo para dar testimonio de una generación que muy probablemente esté empezando a desaparecer, señales suspendidas en el aire, de que los jóvenes están despertando de un largo sueño".

 


 

El miércoles 3 de octubre el Papa Francisco celebró la Santa Misa en la plaza de San Pedro con la que inauguró la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, dedicado al tema de Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional; en la que dio una cálida bienvenida a los dos obispos de China Continental que "por primera vez pueden participar en un Sínodo”; manifestando además su profundo deseo de que “este nuevo encuentro eclesial pueda ser capaz de ensanchar horizontes, dilatar el corazón y transformar aquellas estructuras que hoy nos paralizan, nos separan y nos alejan de nuestros jóvenes, dejándolos a la intemperie y huérfanos de una comunidad de fe que los sostenga, de un horizonte de sentido y de vida (cfr. Exhortación a los Apóstoles Evangelii Gaudium, 49)".

Por la tarde, en torno a las 16:30 hora local de Roma, tuvo lugar en el Aula del Sínodo del Vaticano, la oración inicial y saludo del Papa con la que se abre oficialmente este encuentro sinodal que durará hasta el 28 de octubre.



El Pontífice inició su discurso agradeciendo la presencia de los jóvenes “cuya fuerza emana positividad y entusiasmo, capaz de invadir y animar no sólo esta sala, sino a toda la Iglesia y al mundo entero”; a la vez que mostró su gratitud con todas las personas “que a lo largo de dos años de preparación -aquí en la Iglesia de Roma y en todas las Iglesias del mundo- han trabajado con dedicación y pasión para llevarnos a este momento”.

Diálogo libre también con nuevas tecnologías

Asimismo, el Papa dedicó un pensamiento especial a los jóvenes que participan en el Sínodo conectados a través de las Redes Sociales y las nuevas formas de tecnología que permiten, de un modo u otro, “expresar sus voces”, ya que – dijo Francisco- “vale la pena sentirse parte de la Iglesia o entrar en diálogo con ella; vale la pena tener a la Iglesia como madre, como maestra, como hogar, como familia, que a pesar de las debilidades y dificultades humanas, es capaz de resplandecer y transmitir el mensaje eterno de Cristo”.

Por otra parte, el Obispo de Roma destacó que el Sínodo que estamos viviendo “es un tiempo para compartir”,por ello invitó a todos a hablar con valentía y parresía, es decir, integrando libertad, verdad y caridad; porque- dijo- “sólo el diálogo puede hacernos crecer como Iglesia, puesto que la crítica honesta y transparente es constructiva y ayuda, mientras que la charla inútil, los rumores, las inferencias o los prejuicios no lo son”.


Valentía para hablar y humildad de escuchar

“El Sínodo debe ser un ejercicio de diálogo, sobre todo entre los que participan en él. Y el primer resultado de este diálogo es que cada uno se abre a lo nuevo, a cambiar de opinión gracias a lo que ha escuchado de los demás”, añadió Francisco subrayando que sentirnos libres para acoger y comprender a los demás, y así cambiar nuestras creencias y posiciones; “es un signo de gran madurez humana y espiritual”.

“ Vale la pena sentirse parte de la Iglesia o entrar en diálogo con ella; vale la pena tener a la Iglesia como madre, como maestra, como hogar, como familia, que a pesar de las debilidades y dificultades humanas, es capaz de resplandecer y transmitir el mensaje eterno de Cristo ”

El Papa también reflexionó sobre el Sínodo como un “ejercicio eclesial de discernimiento”.

“La apertura en el hablar y la apertura en la escucha son fundamentales para que el Sínodo sea un proceso de discernimiento”, dijo el Sucesor de Pedro, asegurando que el discernimiento “no es un eslogan publicitario, no es una técnica organizativa, ni una moda de este pontificado, sino una actitud interior enraizada en un acto de fe”.

 

Fuente: Vaticanos Noticias 

 


 

Categoría: